El Juzgado de Primera Instancia Nº11 de Madrid estimó los argumentos del abogado de AVINESA,  D. Rafael Martin Bueno, al considerar acreditado que la actuación del Servicio de Urgencias del Hospital La Princesa fue contraria a la Lex Artis, toda vez habiendo acudido el paciente, hasta en dos ocasiones, la última dos días antes de fallecer, no fueron capaces de detectar el Trombolismo Pulmonar que le causó la muerte, a pesar de los signos y síntomas que presentaba.

Hechos acaecidos que se suceden de la siguiente forma:

I. El paciente acudió a urgencias, el día 12 de septiembre de 2013, remitido por su médico de atención primaria por aumento de volumen en pierna izquierda con 1/3 proximal más tumefacto y eritematoso, con aumento de temperatura local y dolor a la comprensión general, de dos días de evolución y sospecha de Trombosis Venosa Profunda (TVP).

En urgencias se realiza EKG con onda Q y T negativa en III, eje eléctrico normal, intervalo P-R normal QRS estrecho, en analítica destaca un Dimero D de 1,42 y se realiza un Ecodoppler venoso que se informa como Tromboflebitis superficial, en cara posteriormedial de pierna izquierda y no se identifican signos de trombosis se decide alta con tratamiento antiiflamatorio y con la recomendación de acudir de nuevo a urgencias si hay empeoramiento de los síntomas, aparición de fiebre, sensación de falta de aire y otros síntomas de alarma.

II. El 13 de noviembre de 2013 acude de nuevo a urgencias al Hospital de La Princesa por presentar: dolor torácico desde el día anterior, con pinchazos, pulsátiles, no irradiado, sin cortejo vegetativo, tras esfuerzos, sin cambios en el movimientos y con la respiración; disnea desde la semana pasada, continúa y en reposo, no pitos; palpitaciones, sudor frío, mareo, tipo inestabilidad; sensación de subir una montaña.

Tras las pruebas realizadas y las manifestaciones del  paciente de antecedentes familiares de asma y personal de atopía y un episodio de hiperreactividad bronquial hace una semana tras un cuadro catarral presenta un episodio de disnea con buena respuesta a broncodilatadores se le da de alta siendo el juicio clínico de hiperactividad bronquial.

III. El 15 de noviembre de 2013 tuvo que personarse el SUMMA 112 en el domicilio del paciente al presentar “inquietud y nerviosismo con sensación disneica” siéndole realizado electrocardiograma con posterior parada cardiorrespiratoria.

Siendo objeto de autopsia judicial y estudio histopatológico que informó del motivo del fallecimiento: TROMBOEMBOLISMO PULMONAR MASIVO.

Se planteó demanda judicial al entender que no se siguió el protocolo básico de un paciente con factores de riesgo de troboembolismo (antecedentes de tromboflebitis, dolor torácico y disnea) lo que hubiese permitido diagnosticarlo y haber pautado un tratamiento adecuado, con heparina, que habría evitado el desenlace final.

El Juzgado estimó la demanda y condenó a Zúrich al pago de la cantidad de 110.000 euros (cuantía establecida según baremo de accidentes de tráfico) al entender que, del antecedente de tromboflebitis superficial diagnosticado en Urgencias, el 12 de septiembre y del cuadro que presentó, también en urgencias, el 13 de noviembre de 2013 (disnea y dolor torácico), se debió descartar un tromboembolismo pulmonar, según protocolo aportado por el Letrado de AVINESA. Sin embargo, la facultativo que le atendió en urgencias se decantó por un diagnóstico de hiperreactividad bronquial, sin tener la precaución de descartar el citado troboembolismo que le llevó a la muerte, sólo, 2 días más tardes de estar en urgencias con claros signos y síntomas de su patología.