El Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en su sentencia de 19 de junio de 2007 ha estimado el recurso presentado por la Asesoría Jurídica de AVINESA, condenando al pago de una indemnización de 35.040,85 euros a un paciente que sufrió una fractura abierta de cúbito y radio y al que no se le detectó que había sufrido la sección del nervio mediano. El 1 de enero de 1999, sobre las 3 horas, el paciente fue atendido por fractura abierta de cúbito y radio con gran desplazamiento en el Hospital 12 de octubre de donde fue trasladado al Hospital Gregorio Marañón. En quirófano se procedió al cierre de partes blandas y reducción intraósea con clavos de Rush, inmovilizándose posteriormente con escayola. En la exploración se apreció alteración en la zona de inervación de nervio mediano que se mantuvo con oscilaciones en revisiones sucesivas.

Se mantuvo la inmovilización hasta el 6 de marzo de 2000, y en la revisión de 24 de abril de 2000, ante la aparición de trastornos tróficos se presentó en sesión clínica decidiéndose a reintervenir encontrando la sección del mediano y procediéndose a injertar nervio sural.

El Tribunal ha hecho suyas las conclusiones del informe pericial manifestando que se ha producido un retraso en el diagnóstico y en el tratamiento neuroquirúrgico, pues entiende que la reparación del nervio mediano debió haberse producido lo más precozmente posible, y si se hubiera hecho antes las consecuencias lesivas hubieran sido menores o no se hubiera producido. Por lo que considera que ha existido relación entre la actuación de la Administración sanitaria y las lesiones que presenta el paciente.