La Aseguradora Zúrich condenada a indemnizar a una paciente con 135.930,57 euros por los daños y perjuicios ocasionados a su hijo a raíz de la asistencia recibida en el parto

I.- El día 12 de abril de 2011 la paciente, gestante de 36+0 semanas, ingresó en el Hospital Universitario Infanta Sofía de Madrid, donde se realizaba el seguimiento de su embarazo y del diabetes mellitus que padecía, al presentar rotura prematura de membranas e inicio de parto.

II.- El parto cursó dentro de los límites compatibles con la normalidad, siendo vigilada la paciente mediante monitorización mixta con electrodo fetal interno y rompiéndose espontáneamente la bolsa amniótica. Sin embargo, el parto finalizó con fórceps (parto traumático) para aliviar el periodo expulsivo, describiéndose un feto macrosómico que presentó distocia de hombros resuelta con maniobra de Mc Roberts y la realización de episiotomía.

A este respecto, cabe señalar que existían 3 factores de riesgo asociados a la distocia de hombros en el embarazo de la paciente: macrosomía fetal, diabetes mellitus y ganancia de peso excesiva durante el embarazo.

 

III.- Tras el parto el recién nacido ingresó en el Servicio de Neonatología, presentando a la exploración hematomas faciales (lado izquierdo) y a lo largo del brazo izquierdo, con parálisis braquial superior izquierda, describiéndose “marca de las palas de fórceps en temporales y cefalohematoma moderado”.

 

IV.-Una vez dado de alta con el diagnóstico de parálisis braquial izquierda, el niño tuvo que acudir de forma periódica a consultas de Cardiología Infantil, Pediatría, Traumatología y Rehabilitación Infantil, necesitando ser intervenido el día 21 de junio de 2012 al ser diagnosticado con 1 año de edad de “lesión axonal incompleta pero muy importante en tronco superior especialmente afectando al músculo bíceps braquial, C5, C6. Reinervación antigua, no reciente. Co-contracción  muscular moderada”, por lo que se realizó cirugía primaria de implante de nervio sural y se sometió posteriormente a una infiltración de toxina botulínica.

 

V.- Sin embargo, a día de hoy el niño continúa con una deformidad en el brazo izquierdo con dificultades para la motricidad que le ocasionan una minusvalía por lo que tiene reconocido un grado total de discapacidad del 37%.

 

VI.- Se comprobó que la paciente no fue informada de los riesgos que podrían darse en caso de que el parto se resolviera por vía vaginal instrumental, atendiendo a las circunstancias concurrentes para que se produjera una posible extracción fetal dificultosa.

 

VI.- El Juzgado de 1º Instancia nº 8 de la Comunidad de Madrid estimó los argumentos de la Asesoría Jurídica de AVINESA, considerando que “las circunstancias que se daban en la Sra., y la macrosomía fetal detectada antes del parto, eran determinantes para decidir la técnica a emplear en el parto. Pues bien, en atención a los resultados dañosos evidenciados en el menor, tenemos que concluir que la vía de parto elegida no fue la correcta, la incidencia que se origina durante el parto, y la lesión resultante sobre el plexo braquial, con las graves secuelas que han quedado al menor de carácter irreversible, deben considerarse que derivan de la resolución de la distocia que se produce durante el parto, y que trae causa de la opción incorrecta del parto por vía vaginal en lugar de cesárea”… y que “las lesiones que presenta el menor, se deben a un error en la elección de la vía del parto, cuando era previsible la distocia de hombros si se hubiesen valorado los factores de riesgo concurrentes, que los ginecólogos debían conocer e identificar, con el fin de poder evitar los problemas que pudieran derivarse en mujeres de riesgo como la actora, pues ello forma parte de su actividad profesional” , concluyendo que “concurre negligencia por parte de los profesionales que intervinieron en el seguimiento y parto de la demandante, pudiendo establecerse una relación de causalidad culposa entre la lesión resultante sobre el plexo braquial del menor y el tipo de parto elegido, a partir de la opción por vía vaginal en lugar de la aplicación de la cesárea.”