1.- Prevenir una Negligencia Médica.

Los propios médicos alegan ante los Tribunales que la medicina no es una ciencia exacta. Por consiguiente, tenemos todo el derecho a dudar de los diagnósticos por ellos emitidos y buscar una segunda opinión, siempre en nuestro beneficio. No se deje amedentrar por ellos, está en juego su salud.

Siempre que pueda, guarde copia de todo documento que pase por sus manos. La ley ampara que tengamos derecho a nuestra historia clínica, pero, por desgracia no siempre es posible acceder a ella, teniendo que acudir finalmente a los Tribunales para su obtención.

2.- Ante una Negligencia.

Cuando entienda que ha existido una asistencia irregular, no dude en solicitar las pertinentes explicaciones. En caso de no quedar satisfecho tiene derecho a acceder a los Tribunales. Para ello puede optar según los casos por las siguientes opciones:

a) Vía Penal: esta opción busca privar de libertad y/o inhabilitar al médico en su ejercicio profesional, además de ver resarcido el daño mediante la correspondiente indemnización monetaria. Puede ejercitarse cualquiera que haya sido el centro donde recibió asistencia sanitaria (pública o privada).

b) Vía Administrativa: en el supuesto de haber recibido asistencia sanitaria en un Centro dependiente de un Organismo Público puede solicitar la correspondiente indemnización monetaria. En esta vía, única y exclusivamente, se puede obtener una compensación económica, no ejercitándose acción alguna contra el médico responsable.

Esta opción se inicia mediante la interposición de una Reclamación contra la Administración, denominada Reclamación por Responsabilidad Patrimonial. En el supuesto de no obtener contestación en un plazo de 6 meses, debe considerarse que su Reclamación ha sido desestimada, teniendo otro plazo idéntico de 6 meses para acudir a los tribunales (denominado procedimiento contencioso-administrativo), finalizando mediante sentencia.

c) Vía Civil: si la asistencia sanitaria ha sido prestada en un Centro privado, puede solicitar la correspondiente indemnización en reclamación de los daños y perjuicios sufridos ante los Tribunales civiles. Esta opción se inicia mediante la interposición de una demanda contra el centro y/o el médico responsable de la supuesta negligencia médica, dependiendo de los casos, finalizando mediante sentencia.

No obstante la información anterior, si su deseo es acudir a los Tribunales consulte siempre con abogados especialistas. La particularidad de esta materia exige los conocimientos técnicos que la mayoría de los profesionales del Derecho no reúnen.

Para no iniciar procedimientos innecesarios, que podrían ir en detrimento tanto del paciente como del médico, esta Asociación ha conseguido aglutinar a un equipo de profesionales especialistas en Derecho Sanitario que podrán asesorarle en su caso. No olvidemos que muchas demandas se interponen con base en el lucro exclusivo del abogado, sin tener en cuenta los intereses reales del paciente, avocándonos, en muchos casos, a procedimientos sin viabilidad alguna, con los consiguientes perjuicios económicos que ello acarrea.

NUESTRO LEMA ES: “YO AMO MI VIDA, DENUNCIAR UNA NEGLIGENCIA MÉDICA HOY ES SALVAR UNA VIDA MAÑANA”