El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha condenado a la Administración al pago de una indemnización a la familia de una mujer que falleció por cáncer de mama al producirse un retraso importante en el Hospital 12 de Octubre entre la realización de las pruebas correspondientes para el diagnóstico de su enfermedad.

La afectada acudió a su ginecólogo a mediados de 2003 por presentar un pezón de la mama derecha retraído, se realizó una mamografía en la que se mostraban unas imágenes que sugería ganglios intramamarios, indicándose seguimiento periódico.

La paciente cambió de ginecólogo y la nueva ginecóloga indicó ecografía y PAAF por presentar nódulo mamario, dando como resultado un acúmulo fibroglandular benigno.

Tras sucesivas pruebas que dieron como resultado distintas patologías, la ginecóloga decidió realizar una resonancia nuclear magnética del nódulo mamario, sin embargo, pasado un mes todavía no se habían obtenido los resultados, por lo que decidió realizar otra PAAF, más punción y gammagrafía ósea.

En noviembre de 2004 se realizó mastectomía de la mama derecha más lifadenectomía, y tras el correspondiente tratamiento, el cáncer progresa de tal manera que la paciente fallece en septiembre de 2006.

La Sala ha condenado a la Administración en base al retraso que se produjo entre el momento en que se realizó la resonancia que mostró posible malignidad en el tumor que presentaba la paciente y la realización de la biopsia que confirmó dicho diagnóstico, ya que ha quedado demostrado que se produjo un empeoramiento importante de la paciente en el tiempo que se esperó para la realización de la biopsia.