El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha estimado el recurso presentado por la Asesoría Jurídica de AVINESA, por el retraso en el diagnóstico de un cáncer de mama que provocó el fallecimiento de una paciente.

La paciente, de 38 años de edad, acudió en abril de 2006 a su médico de atención primaria en el Centro de Salud San Lorenzo del Escorial por notar varios nódulos mamarios, así como una adenopatía inguinal izquierda y otra axilar. Posteriormente, en julio del mismo año, acudió a urgencias del Hospital El Escorial por presentar mareos, nauseas, vómitos, astenia y malestar general, constatando la presencia de adenopatía en axila izquierda, móvil y adenopatía en la ingle derecha dura y dolorosa y tumoración en mama izquierda, quedando pendiente para analítica y VIH. En agosto, el servicio de cirugía general y digestiva de su hospital de referencia, ante la persistencia de las adenopatías pautó biopsia ganglionar, analítica y Mantoux. En septiembre, y pendiente aún de la biopsia, acudió a urgencias por sensación nauseosa continua y vómitos alimentarios, siendo derivada al Servicio de Ginecología ante la persistencia de tumoración en mama izquierda. En octubre fue realizada mamografía bilateral y ecografía mamaria, diagnosticándose microcalcificaciones en cuadrante superoexterno de la mama izquierda y posible ganglio en cola de mama. En noviembre se realiza PAAF y se propone biopsia con marcaje con arpón metálico de las microcalcificaciones, siendo colocado el arpón en mama izquierda a finales de noviembre. En diciembre, acude a recoger los resultados y se demuestra la existencia de un carcinoma ductal infiltrante, se propone mastectomía preferente en el mismo hospital, pero la paciente prefiere la intervención en el Hospital Puerta de Hierro para reconstrucción de la mama en el mismo acto quirúrgico. En enero de 2007 acude al Hospital Puerta de Hierro para realizar exploración física y pruebas complementarias consistentes en preoperatorio, y aparece por primera vez la herencia familiar del tumor de mama (tía y abuela maternas con cáncer de mama y tío paterno con cáncer de pulmón). Días más tardes acude de nuevo al Hospital Puerta de Hierro para recoger los resultados de las pruebas que le habían sido realizadas y aparece metástasis en pulmón e hígado, por lo que se hace imposible la realización de la mastectomía y se deriva al servicio de oncología para tratamiento quimioterápico. La paciente recibió tratamiento con quimioterapia en los meses posteriores, falleciendo finalmente en enero de 2008.

El Tribunal ha decidido que procede la responsabilidad patrimonial de la Administración, ya que el diagnóstico no se adecuó a la “Lex Artis” por una demora continuada, lo que influyó en el pronóstico de la enfermedad, empeorando seriamente, y siendo causa de diseminación mayor del tumor y disminución del tiempo de supervivencia de la paciente.

Ya en septiembre de 2006 se sospechó de la existencia de un posible carcinoma, por lo que se tenía que haber derivado en ese momento a la paciente a quien pudiera solucionar el proceso tumoral, decisión que se tomó en diciembre de2006 e iniciando el tratamiento en el Servicio de Oncología del Hospital El Escorial en enero de 2007, con un retraso de 4 meses desde la sospecha inicial.

Según la Sala, estos retrasos pudieron deberse a la organización administrativa del centro, por lo que ha condenado a la Comunidad de Madrid al pago de una indemnización de 200.000 euros a la familia de la fallecida.