El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha condenado al pago de una indemnización a una paciente a la que se le provocó un hematoma intraraquídeo, con consecuencia de pérdida de sensibilidad en miembros inferiores y afectación esfinteriana.

La afectada sufría problemas vertebrales desde 1993, con diversas intervenciones y pruebas, demostrándose en un TAC que existía una multidiscopatía desde L1 a S1. En febrero de 2004 acudió al Hospital Fundación Jiménez Díaz donde se le aplicó un tratamiento conservador que no proporcionó resultados satisfactorios, por lo que se decidió intervenir quirúrgicamente de estenosis del canal sanguíneo con pinzamiento radicular L3-L4.

Tras dicha intervención, la paciente sufrió un hematoma intraraquídeo, por lo que tuvo que ser reintervenida mediante laminectomía descompresiva, sufriendo tras esta intervención pérdida de sensibilidad en miembros inferiores y afectación esfinteriana.

Continuó ingresada con tratamiento rehabilitador, siendo dada de alta con el diagnóstico de canal estrecho lumbar y síndrome de cola de caballo.

Durante el procedimiento se ha acreditado que no existió consentimiento informado escrito, por lo que los condenados deberán indemnizar a la paciente afectada.