El Juzgado de Primera Instancia nº 84 de Madrid ha estimado la demanda presentada por la Asesoría Jurídica de AVINESA, condenando a un médico por provocar una corioamnionitis a una embarazada al practicarle una amniocentesis con el consecuente fallecimiento del feto días después de realizarle esta prueba.

La paciente acudió a la consulta del facultativo condenado para que se le practicara una amniocentesis recomendada por su ginecólogo habitual. Durante la realización de la prueba, el facultativo hizo dos punciones a la paciente inyectando, con la segunda punción, el líquido que contenía la jeringuilla en la placenta provocando una corioamnionitis o infección del líquido amniótico, lo que provocó la posterior muerte del feto.

En cuanto a la decisión del Juzgado para condenar al facultativo, la Sala se ha basado en la falta de consentimiento informado, ya que la paciente firmó el formulario correspondiente antes de tener conocimiento del proceso al que se iba a someter, lo cual es contrario a la Ley. Además, dicho formulario no se presentó en el juicio, alegando el facultativo que lo había extraviado, habiendo vulnerado así la obligación de custodia de la documentación sanitaria que le impone la Ley.

El Juzgado ha condenado al facultativo al pago de una indemnización de 144.000 euros a la paciente por los daños y perjuicios ocasionados por la realización de la amniocentesis.