El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha condenado a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid a pagar una indemnización por los daños y perjuicios causados a una menor por la grave quemadura causada en su mano, como consecuencia del defectuoso funcionamiento del Hospital Sureste de Arganda del Rey.

La menor nació en su domicilio en un parto sin complicaciones, ya que este se precipitó y no hubo tiempo de acudir al hospital. La pequeña fue llevada junto a su madre al Hospital del Sureste de Arganda del Rey para realizarle una exploración y estabilización, ya que mostraba un cuadro leve de dificultad respiratoria.

Una vez en el citado hospital, a la pequeña le fue colocada una cánula intravenosa en la mano izquierda que no recibió la vigilancia necesaria. Como consecuencia de la escasa vigilancia y el cuidado inadecuado de la vía intravenosa, esta le ocasionó una grave quemadura en el dorso de la mano izquierda.

La pequeña ha precisado de una intervención quirúrgica para la colocación de un injerto, ya que la quemadura le ha ocasionado un perjuicio funcional, así como un perjuicio estético importante.

El Tribunal ha considerado que por la falta de una necesaria supervisión de la vía intravenosa, se ha incurrido en una infracción de la Lex artis, ya que durante el intervalo de tiempo que la pequeña estuvo con la cánula intravenosa puesta, no recibió la vigilancia necesaria.