El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha estimado íntegramente el recurso presentado por la Asesoría Jurídica de AVINESA, en nombre de una paciente que fue contagiada con el Virus de la Hepatitis C tras una artroscopia.

La paciente fue intervenida el día 25 de septiembre de 2001 en la Fundación Hospital Alcorcón, habiéndose realizado en fechas previas pruebas hepáticas y de determinaciones de plaquetas que tenían resultados normales.

Sin embargo, en análisis realizados al mes y medio de hacerse la intervención, la paciente dio positivo de Hepatitis C. Posteriormente, se hicieron más análisis para confirmar el diagnóstico que dieron como resultado una efectiva normalización de las transaminasas pero persistencia en la disminución de la cifra de plaquetas, es decir, se confirmaba el diagnóstico de Hepatitis C.

En pruebas anteriores a la operación, la paciente había obtenido resultados normales, por lo que no presentaba el virus, lo que sí ocurrió meses después de ser realizada la artroscopia. Asimismo, se realizaron análisis al marido de la afectada para descartar otras vías de contagio y dio resultado negativo en todos los análisis efectuados, por lo que no quedaba otra vía que la nosocomial (infección hospitalaria).

Para la Sala, no han quedado dudas sobre el caso, ya que el periodo que transcurrió entre la intervención y el momento de ser detectada la enfermedad corresponde con el periodo de incubación, por lo que ha decidido condenar a la Administración por los daños ocasionados.

Teniendo en cuenta que se trataba de una paciente joven, ya que la afectada tenía 33 años en el momento de la intervención, la gravedad del daño, que es la Hepatitis en sí, y la tortuosa evolución, ya que la Hepatitis puede desembocar en otras patologías más graves como cirrosis, invalidez o incluso fallecimiento, el Tribunal ha determinado el quantum de la indemnización en 120.000 euros.