Una vez que la bacteria se ha alojado en un instrumento, es más difícil hacer que desaparezca. A veces, incluso, se acumulan y forman biopelículas adheridas, lo cual puede suponer un problema para implantes quirúrgicos o instrumentos que no han sido correctamente desinfectados.

Por eso, la Universidad de Harvard ha desarrollado un potente material antibacteriano que puede utilizarse para aplicación de instrumentos médicos que evitaría esa creación de películas y prevenir las infecciones. La base del material está compuesta por polímetros a los que han sido inyectados líquidos lubricantes. Esos polímetros actúan como esponjas que pueden absorber gran cantidad de líquido para ir liberándolo poco a poco y provocar que la superficie del material sobre el que se aplican sea deslizante y repelente.

En los experimentos realizados, se ha mostrado la resistencia de los materiales a bacterias como la Pseudomonas aeruginosa, la Escherichia coli y la Staphylococus epidermidis; todas ellas bacterias comunes que son las que habitualmente forman películas y causan infecciones urinarias o de sangre.

Además, el material creado ha demostrado gran resistencia a los métodos de esterilización convencionales, gracias al aceite que libera, algo que resulta idóneo cuando se utiliza el instrumento médico en una operación larga. Si la esterilización eliminara dicho aceite, éste sería repuesto desde dentro del polímetro.

“Con la creciente y generalizada resistencia a los antibióticos de algunas bacterias causantes de infección, es un tema crucial para los investigadores crear estrategias para proteger a los pacientes de estas películas bacterianas”, ha sentenciado Donald Ingber, uno de los responsables de la investigación.

Fuente: consalud.es