La dirección del Área Integrada de Albacete ha abierto una investigación para depurar responsabilidad y esclarecer cualquier irregularidad que haya podido surgir en torno a las anomalías denunciadas por un grupo de padres de Cuenca y Albacete sobre las intervenciones quirúrgicas practicadas a sus hijos de fimosis, hernias umbilicales e hidroceles, en la clínica La Milagrosa de Madrid, previa derivación del Sescam.

Asimismo, el CHUA ha dejado de enviar a pacientes a estas clínicas privadas hasta que se aclare lo ocurrido y se compruebe si el porcentaje de complicaciones que se ha producido se corresponde para este tipo de cirugías.

De esta forma, el director médico del CHUA, el doctor Manuel Vadillo, que convocó de urgencia a los medios de comunicación, fue rotundo al afirmar que todas las intervenciones quirúrgicas que se están realizando tanto en los centros hospitalarios del Sescam como en los concertados cumplen los estándares de calidad y buscan siempre la seguridad del paciente.

En relación con la posible negligencia cometida con 14 niños cuyas familias así lo han denunciado, el doctor Vadillo comentó que se están revisando desde los servicios centrales del Sescam -que tienen conocimiento de ello desde el pasado día 20- cada uno de los casos y «desde la Gerencia de Atención Integrada estamos a disposición de todas las familias», al tiempo que insistió en que «cualquier irregularidad va a ser estudiada, evaluada e investigada para aclarar lo ocurrido».

No obstante, el director médico del Área Integrada de Albacete aclaró que de los 14 niños que al parecer han sufrido complicaciones tras la intervención a la que se sometieron, sólo las familias de cinco de ellos presentaron en su momento una reclamación ante el Servicio de Atención al Paciente. Además, Manuel Vadillo confirmó que también con fecha del pasado día 12, la dirección del CHUA recibió un informe del Servicio de Cirugía Pediátrica donde se decía que habían detectado incidencias en los pacientes derivados a la clínica madrileña de La Milagrosa.

Desde la dirección médica del CHUA aseguraron que en cualquier cirugía se pueden producir complicaciones, y que según datos de la Sociedad de Urología Pediátrica, la prevalencia de complicaciones en operaciones de fimosis está entre el 0,2 y el 5%;mientras que en la cirugía de hernias umbilicales, entre el 5 y el 10% presentan recidivas, es decir, que la hernia eliminada reaparece. La cirugía pediátrica que se realiza en el CHUA supone el 4,75% del total de intervenciones, disponiendo los cirujanos pediátricos para estas operaciones de 12 quirófanos al mes, que a partir de abril se ampliarán a 16, tal y como estaba previsto con anterioridad a producirse la denuncia.

COLABORACIÓN. También en momentos puntuales el servicio de Urología ha colaborado con el servicio de Cirugía Pediátrica para reducir la lista de espera de esta especialidad, que acumula 400 niños pendientes de intervención. A este respecto, el jefe del servicio de Urología del Área Integrada de Albacete, el doctor Julio Virseda, aseguró que hoy por hoy su servicio, con un total de 11 especialistas y cinco residentes, tiene capacidad para atender la lista de espera de patologías urológicas del servicio de Cirugía Pediátrica, «puesto que es el único servicio quirúrgico que no tiene demoras».

Además, aclaró «nuestra formación en materia urológica no tiene límite de edad, y salvo casos de neonatos, estamos perfectamente capacitados para operar a niños». Virseda reconoció la necesidad que tiene y ha tenido el CHUA de derivar pacientes a clínicas privadas, ya que de los 25.000 pacientes que se intervienen quirúrgicamente al año, en jornada de mañana se operan unos 12.000, 5.000 en la de tarde y en torno a 8.000 pacientes se derivan vía conciertos, «aunque lo ideal sería que se pudieran utilizar los quirófanos en jornada extraordinaria».

Fuente:latribunadealbacete.es