El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Nº 5 de Sevilla ha estimado el recurso presentado por la asesoría jurídica de AVINESA, concediendo una indemnización de 60.000€.

Dicha sentencia acredita que el hijo de la recurrente nació con Síndrome de Down en el Hospital La Paz de Madrid, el cual no le fue diagnosticado hasta su nacimiento, privando de este modo a la recurrente el derecho a decidir la interrupción voluntaria de su embarazo y todo ello debido a lo siguiente: -En ninguna de las cinco ecografías practicadas aparecen las medidas de la TN (translucencia nucal), signo ecográfico importante para excluir o sospechar un Síndrome de Down. -Al no detectar las alteraciones de la TN no se practicó el cribado bioquímico ni del primer ni del segundo trimestre y por consiguiente no se realizaron técnicas invasivas. -No aparece en el expediente la acreditación ecográfica del realizador o realizadores de dichas ecografías y tampoco se describe el o los equipos ecográficos utilizados pudiéndose calificar la asistencia ecográfica prestada a la paciente como un error diagnóstico si el realizador de las ecografías tenía una acreditación de Nivel I, cuyos conocimientos y experiencia son limitados, o bien atribuir a una insuficiencia técnica en el caso de que el equipo ecográfico utilizado fuera un equipo lineal de escaso poder resolutivo. Concluyendo que “Se puede admitir que en los años 2005-2006 existían medios humanos y técnicos en el SAS para haber realizado un seguimiento y un control del embarazo que hubiera permitido el diagnóstico del Síndrome de Down que presenta el hijo de la demandante.