El Juzgado de 1ª Instancia nº 19 de Madrid ha aceptado el recurso de apelación contra el Sanatorio San José, por practicarle una ligadura de trompas a una paciente, tras la cual quedó embarazada.

Se implantó un DIU a la paciente en mayo de 1989 tras el nacimiento de su primera hija, pese a lo cual quedó embarazada de nuevo.
El cirujano ginecólogo que la asistió durante el parto, al determinar que era necesaria una cesárea, aconsejó a la paciente la realización de una ligadura de trompas aprovechando la operación quirúrgica.

Transcurridos 3 años, la paciente volvió a quedarse embarazada.
Acudió a la clínica para ver al ginecólogo que la asistió durante el parto para pedirle explicaciones. Ante esta situación, decidió cambiar de médico, siendo asistida en la Clínica La Milagrosa.

Tras examinar el recurso interpuesto por la Asesoría Jurídica de AVINESA, el Juzgado condena al Sanatorio San José a indemnizar a la paciente por los daños y perjuicios ocasionados.