El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha estimado el recurso contencioso-administrativo interpuesto contra el Instituto Madrileño de la Salud, por los daños generados como consecuencia de la defectuosa asistencia que le fue prestada por el Hospital Ramón y Cajal en el seguimiento de la fractura de su muñeca derecha.

El día 21 de junio de 2009 la paciente sufrió una caída por la que se lesionó la muñeca derecha, siendo trasladada al Hospital Universitario Ramón y Cajal. En el servicio de urgencias le fue diagnosticada fractura del radio distal sin desplazamiento, por lo que le fue realizada una inmovilización antebraquial.

El día 1 de julio acudió a revisión al Hospital Universitario Ramón y Cajal, y se le prescribió cuatro semanas más de inmovilización antebraquial. El día 28 de julio, tras la retirada del yeso y realización de una prueba de imagen, comprobaron un acortamiento del radio.

Ante dicha circunstancia, la única actuación que llevó a cabo el Hospital fue la recomendación de baños de contraste y ejercicios. En el mes de octubre la paciente continuaba padeciendo dolores, así como una limitación de la movilidad superior al 50%. No fue hasta el mes de noviembre, fecha en la que se le fue practicada una nueva prueba de imagen, cuando se comprobó que la paciente sufría una fractura consolidad con acortamiento del radio. Por ello la paciente hubo de ser intervenida quirúrgicamente en dos ocasiones, una en junio del año 2010 y otra en octubre de 2011.

A consecuencia del deficiente atención sanitaria prestada por el al Hospital Universitario Ramón y Cajal, la paciente padece en la actualidad dolor y rigidez en la muñeca e incapacidad física para coger objetos, lo que ha supuesto la concesión de Incapacidad Permanente Total para el desarrollo de su profesión habitual.

El Tribunal, a luz del contenido de los informes médicos, ha considerado que se produjo un retraso en la realización de la intervención quirúrgica. La deficiente asistencia sanitaria que recibió la paciente supuso una pérdida de oportunidad, según la cual ha sido posible afirmar que la actuación médica privó de determinadas expectativas de curación.