El Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha estimado el recurso presentado por la Asesoría Jurídica de AVINESA, condenando al Hospital Central de Asturias por la falta de aplicación de medios diagnósticos pertinentes para localizar la espiga de hierba ingerida por el niño, y de cuya posible existencia ya habían informado los padres a los facultativos con ocasión de su consulta en el Servicio de Urgencias el día 18 de junio de 2003.

Pese a la circunstancia de haber alertado los padres a los facultativos del Hospital Central acerca de la posible ingesta por el bebé de una espiga de hierba, no se realizaron las oportunas pruebas digestivas (RX o broncoscopia) encaminada a la localización de un posible cuerpo extraño en el aparato respiratorio y ello también pese a los reiterados ingresos en urgencias (hasta cuatro previos al final) y a la sintomatología de importantes accesos de tos con expulsión de sangre y de neumonía que el niño presentaba, lo que claramente supone una actuación contraria a la “lex artis”, tal y como incluso viene a reconocer el propio servicio de Inspección de la Administración demandada en el correspondiente informe así como la perito interviniente, existiendo asimismo el exigible nexo de causalidad entre aquella pasividad y el fatal desenlace producido tal y como, asimismo se desprende de los informes médicos e historial obrantes en el expediente administrativo y el recurso principal.

En cuanto a la condena interpuesta por la Sala, el hospital deberá indemnizar a los padres del pequeño fallecido con 151.000 euros por la gravedad del daño producido, más 7.173,42 euros a la madre por el síndrome depresivo que padece a causa de el hecho enjuiciado.