El tratamiento consistía en que las madres tomaran viagra para aumentar el crecimiento de los niños, pretendiendo que estimulara el flujo de sangre a través de la placenta, provocando así el crecimiento del niño.

En total, 93 mujeres recibieron el medicamento como parte del ensayo.

El ensayo finalizó la semana pasada cuando un comité independiente que supervisaba la investigación descubrió que nacían muchos bebés con problemas pulmonares.

La investigación comenzó en 2015 y debía continuar hasta 2020, con la participación de un total de 350 pacientes.

El hospital, en su comunicado, afirma que “Los investigadores no encontraron ningún efecto positivo para los niños en otros resultados. Todos los efectos adversos ocurrieron después del nacimiento. En base a estos hallazgos, el estudio se detuvo de inmediato”.

Para más información: