Fecha de publicación: 27 de diciembre de 2011. Las autoridades sanitarias francesas aconsejan a las cerca de 30.000 mujeres que en su día se implantaron prótesis mamarias de la empresa PIP (Poly Implants Prothèses) que vuelvan a operarse para retirarse la silicona. El Instituto Nacional del Cáncer (INCA) ha confirmado que el gel utilizado por esa marca era defectuoso, podía rasgarse provocando inflamaciones y en los peores casos, cáncer. El Estado se hará cargo de todos los gastos médicos, aunque solo sufragará el reimplante a las pacientes que se reconstruyeron los senos tras sufrir un cáncer. Para más información: Fuente EL PAÍS https://sociedad.elpais.com/sociedad/2011/12/20/actualidad/1324401445_939349.html