El Hospital de Blanes (La Selva) ha tenido que indemnizar con un millón de euros a un menor que sufrió graves lesiones cerebrales por una mala praxis durante el parto. Los médicos emplearon una técnica contraindicada para un alumbramiento de ese tipo y provocaron lesiones fetales irreversibles. El menor, que ya tiene 11 años, tiene reconocida una discapacidad del 80%.

Según consta en la demanda presentada por la familia, los facultativos recurrieron a un parto instrumental (con espátulas y fórceps) para sacar al feto, que se encontraba ubicado en ese momento en el II plano de Hodge.

En el argot médico, estos planos son unas líneas imaginarias para dividir la pelvis y sirven para situar dónde se encuentra la cabeza del bebé durante el proceso del parto.

La literatura médica, apunta el escrito judicial, sostiene que sólo se pueden utilizar las espátulas y los fórceps cuando el feto se encuentra por encima del III plano de Hodge. Sin embargo, en el momento en que se procedió al parto instrumental, el bebé todavía estaba en el II plano. “Existió una mala praxis médica al realizar un parto instrumental cuando la presentación fetal se encontraba en II plano de Hodge”, apunta el abogado de la familia y portavoz de la Asociación Víctimas de Negligencias Sanitarias (AVINESA), Rafael Martín Bueno.

Sin juicio

Según la demanda, el fórceps “causa lesiones traumáticas en los fetos si no se aplica en el plano correcto”. En este caso, sostiene la familia, “la extracción fetal provocó una hemorragia intercraneal al menor que provocó las convulsiones, la epilepsia y la encefalopatía hipóxico-isquémica que presenta actualmente el niño”. El pequeño sufre, además de crisis convulsivas recurrentes y parálisis total de brazos y piernas, un retraso madurativo del aprendizaje y el lenguaje.

Aunque la familia presentó la demanda y solicitó el examen de un perito judicial, el caso no llegó a juicio. La aseguradora del hospital ha aceptado un acuerdo por el que indemniza directamente a la familia con la cantidad máxima que contemplaba la póliza, un millón de euros.