El Juzgado Contencioso-Administrativo Nº 3 de Toledo ha estimado el recurso contencioso administrativo interpuesto contra el Servicio de Salud de Castilla La Mancha, por el que se reconoce la indemnización a un paciente, por los daños y perjuicios ocasionados a consecuencia de la pérdida de un testículo, por la deficiente asistencia sanitaria prestada en el Hospital Universitario de Guadalajara.

El 11 de abril de 2008 el paciente acudió al Servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Guadalajara aquejado por un fuerte dolor testicular. Tras permanecer cuatro horas en urgencias sin realizarle prueba alguna – a excepción de una exploración – y sin ser visto por un urólogo, le diagnosticaron hidrocele en testículo derecho y orquioepidimitis aguda, pautándole tratamiento con antibiótico.

Ante la persistencia del dolor, el paciente acudió el día 14 del mismo mes al Hospital Norte de Madrid, donde fue examinado por un urólogo. Tras la realización de las pruebas pertinentes, le diagnosticaron torsión testicular, teniendo que intervenirle quirúrgicamente de orquiectomia e implantación de prótesis testicular.

A consecuencia de lo descrito, el paciente tuvo que estar de baja desde el 19 de mayo hasta el 6 de junio, así como ser tratado psicológicamente por la pérdida de un testículo.
El Tribunal determinó, tras el análisis del conjunto de la prueba practicada, que el resultado lesivo causado al paciente había de ser imputado a la Administración demandada, ya que existía un nexo causal entre el error de diagnóstico y el resultado lesivo padecido por el paciente.

En este sentido ha considerado el Tribunal que la pérdida del testículo, y su consecuente daño psicológico, fueron resultado de un error en el diagnóstico y de la falta de realización de las pruebas necesarias para un diagnóstico eficaz; padeciendo así el paciente una pérdida de oportunidad de un resultado más favorable.