La Comunidad de Madrid ha sido condenada a indemnizar a los familiares de una paciente que falleció a causa de una úlcera por presión en zona sacra, a consecuencia de la deficiente asistencia sanitaria recibida en la Cínica Sear.

La paciente acudió el día 23 de Mayo de 2008 al servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón aquejada de pérdida de fuerza en manos y ambos miembros inferiores. Se acordó su ingreso en el mencionado hospital, en el cual permaneció hospitalizada hasta el día 11 de Julio de 2008, fecha en la que fue ingresada en la Clínica Sear.

Durante su ingreso en la Clínica Sear, a consecuencia de la falta de cuidados de nutrición y cambios posturales que su situación exigía, le fue detectada el día 1 de agosto una úlcera por presión en la zona sacra en estadio II. Asimismo, a finales del mes de Agosto la paciente también desarrolló una úlcera por presión en el talón derecho.

Mediante la intervención de la Asociación de Víctimas de Negligencias Sanitarias, el 23 de Octubre se trasladó a la paciente al Hospital Virgen de la Torre, donde le diagnosticaron que la úlcera en la zona sacro estaba en grado IV. El día 24 de Julio de 2009 fue dada de alta en el citado hospital y derivada al Hospital Guadarrama, en el que permaneció hasta el día 10 de Agosto; fecha en que fue remitida al Hospital Gregorio Marañón, en el cual falleció el día 16 de Agosto de 2009.

El Tribunal ha considerado que durante los 20 primeros días de ingreso del verano de 2008 en la Clínica Sear, la paciente no recibió los cuidados que necesitaba, lo que dio lugar a que se produjera una úlcera por presión en la región sacra, la cual fue ya descubierta en estadio II.

En este sentido el Tribunal considera que se ha producido una infracción de la “lex artis” respecto de la asistencia médica prestada durante esos 20 primeros días de ingreso en los que se descubrió la úlcera en la zona sacra, y respecto de la aparición de la úlcera en el talón a finales del mes de agosto; ambas a consecuencia de la falta de variaciones posturales que padeció la paciente.