Las asistencias ventriculares de larga duración se confirman como una alternativa al trasplante de corazón, según han indicado los especialistas del Hospital Universitario de Bellvitge (Barcelona), los cuales sostienen que «entre un 1% y un 2% de la población padece insuficiencia cardíaca»

Trasplante

Trasplante de corazón

Por ello, y porque esta cifra «va en aumento», los expertos de este centro hospitalario de la ciudad condal subrayan que uno de los objetivos más importantes de la Medicina actual es «poder sustituir por completo la función del corazón». Precisamente, ahí es donde entra en juego esta nueva técnica.

Así lo exponen los galenos, que sostienen que las asistencias ventriculares de última generación son «totalmente transportables», por lo que sirven «como puente al trasplante cardiaco». Además, su durabilidad es tan alta que, «incluso, pueden convertirse en una alternativa al trasplante en pacientes ancianos con insuficiencia cardiaca muy avanzada que no responden a los tratamientos convencionales».

No obstante, y a pesar de que estos dispositivos ya están consolidados en otros países desarrollados con una tasa baja de donación de corazón, no es así en España, dónde esta tasa «ha sido tradicionalmente una de las más altas del mundo», lamentan los especialistas.

AÚN NO SE HA GENERALIZADO SU USO EN ESPAÑA

El miembro de la Unidad de Cardiología del Hospital Universitario de Bellvitge, el doctor José González Costello, asegura que el uso de esta tecnología no se ha generalizado en España «debido al alto índice de donaciones que siempre ha habido para realizar un trasplante cardíaco».

Sin embargo, considera que la bajada del número de accidentes de tráfico en España «ha cambiado esta situación». A ello, declara que se le debe unir el hecho de que la insuficiencia cardiaca afecta ya «a un 10% de los mayores de 70 años», lo que hace «necesaria» la incorporación de bombas ventriculares de larga duración como alternativa al trasplante.

Éstas son bombas centrífugas o axiales que dan un flujo continuo de sangre y sustituyen «de forma parcial o total la función del ventrículo izquierdo del corazón», indica González Costello, que concluye afirmando que ello «lleva sangre del ventrículo izquierdo a la arteria aorta».

Fuente: Consalud.es