Los especialistas afirman que el uso de nuevos anticoagulantes orales en pacientes con fibrilación auricular sólo es del 10% en España. El jefe de Servicio de Cardiología del Hospital Son Llàtzer de Palma de Mallorca, el doctor Tomás Ripoll, ha destacado que estos fármacos que “presentan ciertas ventajas” como por ejemplo que “no necesitan controles rutinarios, presentan muy pocas interacciones con otros fármacos o con la comida, tienen menos complicaciones desde el punto de vista de la eficacia y la seguridad, y resultan a la larga más rentables en diversos contextos clínicos” .

Es una de las conclusiones a las que han llegado diferentes expertos durante el encuentro científico “Enfoque multidisciplinar del paciente anticoagulado, prevención de ictus y embolia en pacientes con fibrilación auricular”, celebrado recientemente en el Museo Es Baluard de Palma de Mallorca. El objetivo de la reunión, que ha congregado a alrededor de 120 profesionales médicos de distintas especialidades vinculadas a la atención de estos pacientes, es exponer el abordaje del tratamiento de estas personas que, debido a su enfermedad, reciben terapia anticoagulante.

“La fibrilación auricular es la arritmia más común que existe, una de las que causa más ingresos hospitalarios y que afecta a más de un 4% de la población general mayor de 60 años”, ha explicado el doctor Tomás Ripoll. Esta arritmia “conlleva un riesgo incrementado de complicaciones cardiovasculares, especialmente las embolias cerebrales, e incluso un incremento de la mortalidad en estos pacientes”.

Debido a que en el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad cardíaca intervienen profesionales de diferentes ámbitos de la medicina, la coordinación entre las especialidades que atienden al paciente es “fundamental”, por lo que el encuentro científico ha contado con la participación de médicos de atención primaria, médicos de urgencias, cardiólogos, neurólogos, internistas y hematólogos.

Fuente: consalud.es