La Asociación Española de Pediatría (AEP) ha advertido hoy de que en algunas Comunidades Autónomas hasta el 40 por ciento de las plazas de pediatría están siendo ocupadas por médicos que no cuentan con esta especialidad. Así lo ha denunciado hoy el presidente de la AEP, Serafín Málaga, quien ha mostrado su preocupación por la falta de pediatras en atención primaria y por la reducción, por quinto año consecutivo, de las plazas MIR de esta especialidad convocadas para el próximo año, que han descendido de 402 a 392.

Málaga ha explicado que, en algunas comunidades, las plazas que quedan vacantes por jubilaciones o bajas se están cubriendo con profesionales que no están formados en pediatría y que no han dedicado los 4 años de MIR a estudiar la salud del niño.

Entre estas comunidades, ha destacado la situación de Cataluña, Valencia, Murcia, Baleares, Canarias y Castilla La Mancha, donde es “escandaloso” el número de plazas de pediatría que se cubren con médicos no especialistas.

Ante esto, el presidente de la AEP ha advertido del peligro que supone cambiar un modelo de atención pediátrica que ha conseguido reducir la mortalidad infantil al 3,2 por ciento, uno de los porcentajes mas bajos de los países europeos.

Solo se diagnostica lo que se conoce”, ha señalado la doctora Josefa Rivera, coordinadora del Comité Ejecutivo de la AEP, que ha destacado la importancia de que un pediatra sea formado en esta especialidad.

Rivera ha coincidido en destacar el valor del modelo de atención pediátrica español, que “hace una gran labor” y que se debe “mantener y potenciar”.

Según ha explicado Serafín Málaga en rueda de prensa con motivo del Día de la Pediatría que se celebrará el próximo 8 de octubre, en pediatría la formación del médico se centra exclusivamente en esta especialidad durante los cuatro años del MIR, donde se forma en salud del niño.

Se necesitan cuatro años para afrontar la atención integral del niño, que no se refiere solo a las enfermedades, sino también a la atención al niño sano”, ha señalado.

La AEP ha presentado también los resultados de una encuesta que pone de manifiesto que el 90 por ciento de estos especialistas creen que la crisis está afectando a la salud de los niños.

Como ejemplo de esto, el presidente de la AEP se ha referido a las vacunas que no están dentro del calendario del Sistema Nacional de Salud, pero que los pediatras recomiendan administrar a los niños y que deben ser costeados por las familias.

Una de esas vacunas es la del neumococo, que porta “grandes beneficios” y que “inexplicablemente se ha dejado de prescribir”, cuando muchas familias no tienen recursos suficientes para adquirirla por su cuenta.

Rivera se ha referido también a ciertos tratamientos de enfermedades complicadas que tienen un coste muy alto y que numerosas familias no pueden afrontar.

La encuesta también revela que el 74 por ciento de los pediatras considera que el tiempo de visita asignado a cada paciente -10 minutos- es escaso y el 60 por ciento se considera un consejero de las familias, con las que se establece un vínculo afectivo.

Los pediatras han destacado la importancia de que los padres compartan con ellos información sobre el entorno social del niño, por eso, el lema de este año es “El pediatra, uno mas de la familia”.

“Cuando se va al pediatra, se hace un examen de salud, pero en muchas ocasiones salen a relucir problemas familiares, escolares o de comportamiento del niño, que no están relacionados con la salud, pero sobre los que los pediatras están capacitados para aconsejar”, ha subrayado Málaga.

Fuente: larazon.es