Los pediatras de Atención Primaria mantienen su postura de incluir la vacuna de la varicela en el calendario vacunal a edades tempranas. Así lo ha explicado Begoña Domínguez, presidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), en la inauguración del 12º Curso de Actualización en Pediatría.

Refiriéndose a los últimos datos del Centro Nacional de Epidemiología, del Instituto de Salud Carlos III, que confirman que durante 2014 se produjeron 18.776 casos de varicela, Domínguez afirma que “no hay duda de que la vacunación infantil frente a la varicela tiene un impacto extraordinario sobre la enfermedad en todos los grupos de edad, incluso en los niños que no han sido vacunados”. Por eso, “nuestra propuesta es que se incluya en el calendario vacunal con dos dosis: una a los 12 meses y otra entre los 2 y 3 años; o en su defecto, que se modifique su condición de uso hospitalario y pueda adquirirse libremente en oficinas de farmacia, al igual que también lo solicitamos para la vacuna antimeningocócica B”.

Otra de las reclamaciones expuestas por parte de este colectivo profesional es el acceso a las pruebas complementarias. Según la encuesta “PAPE: panorámica de la Pediatría de Atención Primaria en nuestro país”, el 50% de los pediatras no tiene acceso a las pruebas complementarias que considera necesarias para asegurar una atención adecuada. En este sentido, Domínguez asegura que “es preciso que los profesionales de AP podamos acceder libremente a pruebas diagnósticas, para aumentar la capacidad resolutiva. Además, esto permitiría unificar los recursos diagnósticos y terapéuticos entre niveles asistenciales”.

Por otro lado, la AEPap ha señalado la necesidad de la figura del coordinador de pediatras de AP, ya que consideran necesaria la participación activa de los pediatras en la gestión de sus consultas “buscando formas organizativas que permitan rentabilizar al máximo el trabajo”.

Durante el acto, se ha analizado también la situación actual de los pediatras de Atención Primaria. El 51% de ellos atiende a más de 30 pacientes al día. Estas cifras suponen una fuerte presión asistencial para estos especialistas, que desde hace algunos años demandan la necesidad de incrementar las plazas de Pediatría para poder ofrecer una atención de calidad, que, según describen, «se ha visto mermada» por la falta de contratación de pediatras para cubrir las suplencias debidas a vacaciones, bajas, o períodos formativos.

Fuente: consalud.es