El Ministerio de Sanidad ha lanzado un aviso sobre el mal uso del metamizol por los riesgos que entraña su efecto secundario más peligroso: la agranulocitosis (caída brusca de las defensas, que puede ser mortal).

Las personas más afectadas por este efecto secundario son los mayores y aquellas con un sistema inmunológico deprimido.

La AEMPS, Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, recuerda que el metamizol es un fármaco que solo puede venderse con receta médica, algo que no ocurre en la mayoría de las farmacias españolas y que debe ser un tratamiento de corta duración (siete días como máximo) y si es necesario un tratamiento más prolongado, se deberán realizar controles hematológicos periódicos.

Para más información:

 https://elpais.com/sociedad/2018/11/06/actualidad/1541508453_702991.html