El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha estimado el recurso presentado por la Asesoría Jurídica de AVINESA, por el que se reclamaba una indemnización para una paciente que sufrió una accidente cerebrovascular durante la implantación de un by-pass en el corazón.

El afectado ingresó por angina de esfuerzo en el Servicio de Cirugía Cardiaca de la Fundación Jiménez Díaz el 4 de junio de 2002. Días más tardes se le diagnosticó cardiopatía isquémica junto a otras patologías cardiacas, por lo que se decidió implantarle un by-pass.

Sin embargo, durante la intervención quirúrgica se produjo una entrada de aire en la línea arterial, teniendo que realizar una traqueotomía al paciente y siendo ingresado en la UVI hasta el 11 de julio de 2002.

Actualmente, el paciente sufre afectación cerebral generalizada, y se le ha declarado en situación de Gran Invalidez.

Además de esta situación, la familia ha alegado que no se les informó de los riesgos y complicaciones que conllevaban esta intervención, por lo que la Sala ha decidido condenar a la Administración al pago de una indemnización de 10.000 euros al paciente afectado.