El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid ha estimado el recurso presentado por la Asesoría Jurídica de AVINESA, por el caso de una mujer que sufrió una neuroapraxia tras la extirpación de un mioma.

La afectada, que padece de diabetes mellitus siendo insulinodependiente, en el mes de abril de 2004 fue diagnosticada de útero miomatoso, para lo cual fue intervenida en el mismo mes en el Hospital Clínico San Carlos. Sin embargo, en el postoperatorio le fue diagnosticada paraparexia probablemente secundaria a neuropatía crural bilateral. En el mes de mayo le fue practicado un electromiograma y estimulación eléctrica dando como resultado que los datos neurofisiológicos reseñados eran compatibles con una neuroapraxia (bloqueo funcional por edema) de ambos nervios femorales, próxima a pliegue inguinal, siendo dada de alta a finales de mayo.

De las manifestaciones de los peritos que intervinieron en el proceso se desprende que hubo nexo causal entre la lesión sufrida y la intervención quirúrgica. Según el informe de la Inspección Médica esto se debe a un uso indiscreto de los separadores abdominales.

A estas circunstancias hay que añadir que la paciente no fue informada de que podía sufrir este riesgo.

Por todo esto, la Sala ha condenado a la Administración al pago de una indemnización de más de 14.000 euros a la paciente afectada.

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE