El consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz, hablaba el 23 de marzo de que el convenio sanitario con Madrid entraría en vigor en «como máximo un mes». Teniendo en cuenta además que ha habido días festivos por medio, el que aún no esté activo no es un hecho reseñable y entra dentro de la normalidad.

No obstante en declaraciones del alcalde de Seseña, Carlos Velázquez, hechas este 8 de abril, ha indicado que el convenio «ya está en marcha porque ya fue ratificado en ambas cámaras». Hay que destacar, por un lado, que la puesta en marcha del convenio sanitario de momento es solo y exclusivamente para ciudadanos de la provincia de Guadalajara, y por otro que aún ningún paciente ha sido derivado a la localidad vecina, por lo que aún ningún ciudadano se ha beneficiado del mismo.

Así, en la última semana de marzo pacientes de neurocirugía, una de las especialidades incluidas en el convenio en Guadalajara, seguían siendo derivados al hospital Virgen de la Salud de Toledo. Es decir, que aún no ha entrado en vigor. Uno de los puntos que indica el texto para su entrada en vigor, una vez ha sido firmado por ambas cámaras, es que Castilla-La Mancha tiene que adelantar el dinero de los gastos médicos a la Comunidad de Madrid de los pacientes de Guadalajara, y a partir de ahí es cuando podrían comenzar las derivaciones a hospitales madrileños. Este hecho parece que aún no se ha efectuado porque es lo único que evita la entrada en vigor del acuerdo, por lo que los guadalajareños siguen siendo derivados a centros del SESCAM aunque sean más lejanos.

Otro punto a destacar del convenio es la «confusión» que se está creando por parte del Gobierno regional con los pacientes a los que se podrá atender. El mismo texto recoge que en su primera fase, la que próximamente entrará en vigor, solo se beneficiarán habitantes de la provincia de Guadalajara; los de Toledo tendrán que esperar un máximo de seis meses desde la entrada de la fase 1 los primeros, y un máximo de 18 meses desde ese momento el resto. Es decir, que los ciudadanos del norte de Toledo tienen prácticamente imposible ser derivados a un hospital madrileño hasta principios del verano aproximadamente (salvo que la Junta de Comunidades pagara todos los plazos por adelantado rápidamente, algo que aceleraría su entrada pero no sería instantánea puesto que la propia región de Madrid necesita tiempo, y así lo pidió, para amoldar los hospitales de Parla y Aranjuez al aumento de pacientes que tendrán).

Independientemente de lo que el Equipo de Gobierno indica (el alcalde de Seseña el último), el convenio aunque aprobado no está en vigor aún. Tampoco debía estarlo ya, está en las fechas esperadas, pero hay que indicar que será solo para Guadalajara, ya que los ‘populares’ están anunciando que todos los castellano-manchegos se podrán beneficiar de él y para que eso sea así tendrán que pasar varios meses como mínimo, si no más de un año.

Fuente: eldiario.es