La Audiencia Nacional ha estimado el recurso presentado por la Asesoría Jurídica de AVINESA, en nombre de un paciente que tras una operación de cataratas sufrió una infección que le provocó la pérdida de visión en un ojo al no proporcionarle antibióticos.

El paciente fue intervenido de catarata en el ojo derecho el 13 de septiembre de 1999, causando con normalidad el postoperatorio durante las 24 primeras horas, sin embargo, al tercer día, el afectado aquejó dolor de 12 de horas de evolución y pérdida de visión, siendo diagnosticado de endoftalmitis.

Tras aplicarle tratamiento y realizarle sucesivas revisiones y pruebas, el estado de la patología del paciente fue en deterioro, por lo que el 13 de enero del año 2000 fue intervenido de vitrectomía, sin posibilidad de recuperación visual.

Estudiado el caso de este paciente, según un estudio realizado por la División de Oftalmología de la Universidad de Alicante, la patología sufrida por el afectado tras la intervención es habitual en cirugía de cataratas, por lo que para evitar su aparición se administran antibióticos preoperatorios, lo que no consta que se realizara en el presente caso.

Además, a pesar de que el paciente aquejaba patologías previas, y que sufría alergia tópica ocular a determinados medicamentos, no consta ningún documento que señale que no se podían aplicar antibióticos preoperatorios al paciente.

En ningún momento del proceso se ha dado explicación de porqué no se aplicó tratamiento antibiótico preoperatorio al paciente, el cual se ha demostrado que atenúa, disminuye, previene, palia e incluso excluye la posibilidad de infección ocular, por lo que la Sala ha decidido condenar a la Administración Sanitaria.

Así, la Administración deberá indemnizar al paciente en la cantidad de 25.870 euros por los daños y perjuicios ocasionados.