Una enfermera del turno de mañana, de alrededor de 40 años y dos hijos pequeños, ha sido ingresada en el Hospital Carlos III en aislamiento preventivo. La sanitaria, que estaba entre el grupo de vigilancia por haber formado parte del operativo que trata los casos de ébola, ha tenido una subida de fiebre, lo que ha provocado su internamiento.

Fuentes del centro han explicado que los trabajadores están «muy nerviosos» tras el contagio de Ramos. Sobre la nueva ingresada, señalan que es una mujer «muy trabajadora y estricta» que lleva casi un lustro en este centro.

Esta enfermera es la sexta persona que ha sido sometida a aislamiento desde que el pasado lunes se conociera el primer caso por contagio del virus dentro de España, el de la técnico de Enfermería Teresa Romero, que está siendo tratada con plasma de una religiosa que superó la enfermedad.

Anoche, otra auxiliar de enfermería del equipo sanitario que atendió a los misioneros españoles repatriados ingresó en el hospital Carlos III de Madrid, para ser sometida a observación por presentar «algunas décimas de fiebre», según confirmó una portavoz del complejo hospitalario La Paz-Carlos III.

La paciente ingresó de forma preventiva al presentar un cuadro clínico con décimas de fiebre. Los contagiados por ébola suelen presentar fiebre alta, de ahí que se haya decidido mantener en observación a esta enfermera.

Esta auxiliar de enfermería ha colaborado en el equipo médico que atendió a los misiones Miguel Pajares y Manuel García Viejo en el Hospital Carlos III donde ambos fallecieron a causa del ébola. De manera preventiva, ha sido ingresada para tenerla en observación.

La auxiliar de enfermería María Teresa Romero, que atendió al fallecido García Viejo, se ha convertido en la primera persona en contagiarse por el virus del ébola fuera de África y permanece ingresada en aislamiento en el citado centro sanitario, donde también permanece en observación su esposo de manera preventiva.

A lo largo de este martes han dado negativo los test practicados a otra enfermera de La Paz y a un ingeniero que viajó recientemente a Nigeria.

Fuente: elpais.com