El Sindicato profesional de la Enfermería Satse-Córdoba pidió ayer a la Dirección del Hospital Universitario Reina Sofía que «no manipule ni pervierta la realidad», ni «intente confundir tampoco a la opinión pública de manera intencionada».

HURSEn concreto, el colectivo sindical aludió a que en la actualidad las Urgencias hospitalarias «evidencian que las camas están cerradas a cal y canto» y que «en absoluto están a disposición de las necesidades de los pacientes», puesto que aseguró que los usuarios llegan a esperar «una cama durante más de 20 horas en una camilla metálica de 50 centímetros». Esta situación provoca que el paciente «no tenga posibilidad natural y normalizada de aseo, alimentación, descanso o cuidados». Según el Satse, el 95% de los pacientes que esperaban el pasado martes una cama tenían de media 80 años.

El sindicato tildó ayer de «impresentable» que en un centro hospitalario con responsables y directivos con formación en medicina, «se prioricen las cuestiones financieras y economicistas, respecto de la calidad asistencial y seguridad del paciente». Esta situación, según Satse, «condena a los pacientes a sufrir condiciones inaceptables y carentes de humanidad». Por todo ello, el colectivo, exigió a la Gerencia del complejo hospitalario la apertura «inmediata» de las 200 camas que en la actualidad se encuentran cerradas. Tras esta denuncia del Satse, el hospital se negó a hacer ningún tipo de valoración al respecto.

El colectivo sindical ya denunció el pasado lunes la situación que se está viviendo en los centros hospitalarios de la provincia a causa del cierre de camas. Así, señaló que, además de las camas inutilizadas en el Reina Sofía, también permanecen cerradas 15 camas en el Hospital Valle de los Pedroches de la localidad de Pozoblanco, 12 en el Materno Infantil del Reina Sofía, 135 en el Hospital Provincial perteneciente al propio Reina Sofía, 50 en el Hospital Los Morales y 32 en el Hospital Infanta Margarita de Cabra. El sindicato subrayó que «no existe justificación para que a los pacientes les recorten 244 camas que deberían estar a su disposición para ser atendidos, pues no en vano son varios miles de ciudadanos los que están aguardando pacientemente a que se les resuelva su dolencia a través de una intervención quirúrgica, mientras cientos de camas están cerradas».

La organización sindical insistió en que tras el verano deberían normalizarse los servicios sanitarios y, sin embargo, «a fecha de hoy existe aún una importante disminución de recursos cama para ponerlas a disposición de los pacientes, lo que genera una importante distorsión en la atención sanitaria y demoras».

Fuente: eldiadecordoba.es