Tres psiquiatras, un enfermero y dos auxiliares del hospital Gregorio Marañón de Madrid, perteneciente al Servicio Madrileño de Salud, declararán mañana lunes ante el titular del Juzgado de Instrucción número 47 de la capital por la muerte de un paciente que estaba ingresado en la habitación de seguridad de la Unidad de Psiquiatría y con vigilancia durante las 24 horas del día, según ha informado la Asociación de Víctimas de Negligencias Sanitarias (Avinesa).

Según las primeras investigaciones, el enfermo que se suicidó tuvo tiempo de rasgar las sábanas de su cama, hacer unas trenzas resistente y atarlas en una ventana. Después se colgó de ellas. Avinesa ha pedido que se depuren responsabilidades, sobre todo, a raíz de que la habitación debía estar vigilada todo el día.

La Dirección Médica del centro remitió un escrito al Juzgado en el que exime de responsabilidad al personal médico al indicar que la vigilancia corresponde a enfermero y auxiliares, según la asociación.

Fuente: elpais.com