Especialistas y pacientes coinciden en que el cáncer de páncreas es una urgencia sanitaria, ya que es la única patología oncológica que ha incrementado su mortalidad en los últimos años. La tasa de supervivencia no supera el 5% tras los cinco años de su diagnóstico y, al año, el 80% de los pacientes pierden la vida. Son algunas de las razones por las que ha nacido la Asociación de Cáncer de Páncreas (ACANPAN).

En este sentido, el jefe del Servicio de Oncología Médica del hospital Ramón y Cajal de Madrid, Alfredo Carrato, ha explicado que «desde que se empieza a gestar este cáncer hasta su diagnóstico pasan unos diez años». Según los especialistas, la dificultad de identificarlo reside en que «no tiene síntomas específicos», además de su carácter resistente a los tratamientos. Ante este panorama es esencial una mayor inversión en investigación, ya que «en los últimos 20 años no ha habido progreso», lamenta Carrato y sólo se han desarrollado 33 ensayos clínicos, de los que se han obtenido únicamente tres fármacos. Este hecho complica que se pueda «tratar a la carta a los pacientes».

Desde la Asociación de Cáncer de Páncreas se pretende trabajar duro para dar la vuelta a los datos y evitar un futuro desesperanzador. Según su presidenta, Carmen Delgado, en 2020 «será la segunda causa de muerte por cáncer, después del de pulmón». En este punto, es fundamental aumentar las tasas de supervivencia y «que cada enfermo, cuando reciba el diagnóstico no reciba una sentencia».

Los especialistas destacan que se trata de una enfermedad compleja al carecer de un patrón definido de carácter clínico. Sí se está estudiando su naturaleza hereditaria para identificar grupos de población de riesgo con el objetivo de favorecer un diagnóstico temprano. Además, este año, tal y como afirma el doctor Alfredo Carrato, se ha puesto en marcha un registro de la enfermedad en beneficio de la mejora del tratamiento y diagnóstico.

RESPALDO GENERALIZADO

La Asociación de Cáncer de Páncreas cuenta con el apoyo de profesionales, sociedades científicas y por supuesto pacientes. La presidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Pilar Garrido, ha destacado la importancia de estas iniciativas para que los enfermos estén «bien informados». Además, ha señalado que aumenta la relevancia de la relación entre profesionales oncológicos y pacientes.

Por su parte, el concejal socialista del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Zerolo, afectado por esta enfermedad, ha insistido en la necesidad de perder el miedo a la enfermedad afirmando que «cáncer no es igual a muerte. Lo que no es visible, no existe, por lo que es fundamental que demos la cara».

Fuente: consalud.es