Este martes se ha iniciado el proceso contra el presunto mayor asesino en serie de la historia de la República Federa de Alemania, Niels Högem, un enfermero de 41 años.

El enfermero se ha confesado culpable de la muerte de cerca de 100 pacientes, entre los años 2000 y 2005 en las clínicas de Delmenhorst y Oldenburg, donde trabajó.

En 2015 fue condenado a cadena perpetua por dos asesinatos y tres intentos de asesinato.

El acusado ha descrito lo que sentía cuando inyectaba el medicamento a los pacientes, lo bien que se sentía cuando conseguía reanimarlo y lo deprimido que le dejaban los fallecimientos.

El juicio comenzó con un minuto de silencio para rendir homenaje a todas las víctimas.

Para más información:

https://elpais.com/sociedad/2018/10/30/actualidad/1540910585_277559.html