El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valencia ha estimado el recurso presentado por la Asesoría Jurídica de AVINESA, en nombre de un paciente que sufrió una infección de la vía central yugular derecha al colocarle incorrectamente un catéter.

El afectado fue diagnosticado de “Bacterriemia por catéter por S3 aureus” en el Hospital General Universitario de Alicante, infección intrahospitalaria causada por una mala praxis médica.
Durante el procedimiento quedó demostrado que el tratamiento médico dispensado al paciente fue correcto, sin embargo, se dio la circunstancia de la falta de constancia en la historia clínica de las gráficas de enfermería y de las hojas de tratamiento, lo cual pone de manifiesto una actuación anómala de la Administración sanitaria. Además, se ha demostrado la falta de consentimiento informado respecto a la posibilidad de la infección producida al implantar el catéter. Ambos hechos han revelado la infracción de la “lex artis ad hoc”, ya que se debió de dar al paciente una información completa y continuada, verbal y escrita, sobre su proceso, incluyendo diagnóstico, pronóstico y alternativas de tratamiento, siendo éste un deber inexcusable del médico actuante o responsable del acto quirúrgico.

De esta manera, la Sala ha condenado a la Administración sanitaria responsable al pago de una indemnización de 15.000 euros al afectado.