El Juzgado de Primera Instancia Nº 68 de Madrid estimó los argumentos del abogado de AVINESA,  D. Rafael Martin Bueno,  y así lo ha confirmado la Audiencia Provincial de Madrid, al considerar acreditada que la actuación médica prestada por los facultativos del Hospital de La Mancha, Centro de Alcázar de San Juan, fue contraria a la Lex Artis,  pues ante una hemorragia postparto persistente existió una demora en la realización de la histerectomía (lo que habría eliminado el foco sangrante)  que ensombreció el pronóstico de la paciente. Esta intervención no se realizó hasta las 8 horas 30 minutos a pesar de haber sido indicada a las 5 horas.

Hechos acaecidos que se suceden de la siguiente forma:

 

I. La paciente, de 33 años de edad, embarazada de 35 semanas de su primer hijo, ingresó de urgencias en el Hospital de Alcázar de San Juan el día 29 de julio de 2011, tras diversos episodios presentados, el día 31 de Julio se prepara el parto y se procede a una cesárea urgente naciendo su hijo el día 1 de Agosto de 2011.

 

Durante la cesárea se aprecia un desprendimiento en el 1/3 superior de la placenta  y atonía uterina que requiere tratamiento. La paciente es trasladada a Reanimación objetivándose sangrado muy abundante.

 

II. Tras su entrada en reanimación se produce un nuevo episodio de pérdida sanguínea importante, siendo objeto de toda una serie de actuaciones que permiten su control, presenta dificultad respiratoria, hipotensión, disminución de conciencia, siendo objeto de diferentes trasfusiones, se practica reanimación cardiorespiratoria, cambios de ritmo hasta taquicardia ventricular que se supera, siendo trasladada a unidad de cuidados intensivos.

 

III.    Sobre las 5:30 horas la paciente es trasladada a reanimación en coma, siendo objeto de toda serie de tratamientos, pruebas y acciones que no consiguen parar el proceso sufrido, hasta que finalmente se acuerda la práctica de histerectomía.

 

A pesar de que la indicación de la histerectomía consta realizada a las 5 horas, tal y como se indica en la hoja de evolución de ginecología, esta no se llevó a cabo hasta las 8:50 horas.

 

La paciente volvió de quirófano continuando con la inestabilidad previa, persistiendo coagulopatía, realizándose transfusión, pese a lo cual persiste la inestabilidad hemodinámica, hipotensión refractaria produciéndose el exitus el 1 de Agosto 2011, a las 8:15 horas.

 

El resultado de la autopsia indica que los hallazgos son compatibles con un cuadro de shock y coagulación intravascular diseminada (CID).

 

Dado que la SEGO fija unos protocolos de actuación para el caso de hemorragia postparto, debe considerarse, a la luz de la prueba practicada, que si bien se realizaron los tendentes al control de la hemorragia, la demora en la realización de la histerectomía ocasionó el fatal desenlace. Esto es así porque, como afirma el Médico-Perito de AVINESA, se puede evitar la coagulopatía de consumo, eliminando el foco de sangrado.

 

Se alega que el retraso se debió a la necesidad de estabilizar a la paciente, pero lo cierto es que ni siquiera se intentó la ligadura arterial progresiva o la histerectomía antes de la parada cardiorespiratoria.

 

Por tanto, consta acreditado que NO se aplicaron los protocolos marcados por la SEGO y que el retraso en la aplicación de los medios terapéuticos, medios que aplicados antes de la situación crítica hubieran podido evitar el final no deseado por nadie, en caso de que el sangrado se debiera a una hemorragia postparto.

 

Tras presentar la correspondiente acción judicial el Juzgado estima la demanda condenando y valorando la indemnización básica por muerte en la cantidad de 162.654,75 euros, más los intereses de mora del artículo 20 de la LCS desde la fecha del siniestro (fallecimiento: 1 Agosto 2011).